23/10/17

no te estreses

PD2: Elimina de tu vida todo aquello que te cause estrés y te quite la sonrisa. Sobre todo los lunes. Que cuando lleguemos a casa, desconectemos del día aterrador y de la tensión del trabajo, y seamos los tíos más simpáticos del mundo… Nos lo agradecerán.

20/10/17

en este mundo competitivo...

PD2: No compitas con nadie, no tienes que demostrarle nada a nadie, no tienes que llegar a donde otro llegó, solo superar tus propios límites. Pon un poco de humildad en tu vida…

19/10/17

no pretender que Cristo lo haga todo y nosotros nada

PD2: Muchos están convencidos de tener ya el “billete” para el Paraíso solamente porque piensan que son buenos. Cristo ha pagado el precio de nuestra salvación sin excluir a nadie, pero hay que observar unas condiciones básicas. Y, entre otras, está la de no pretender que Cristo lo haga todo y nosotros nada. Esto sería no solamente necedad, sino malvada soberbia.

18/10/17

insistir e insistir

PD2: Hay que insistir por las cosas que rezamos… El beato fray Gil de Asís, compañero de san Francisco, dijo: “Reza con fidelidad y devoción, porque una gracia que Dios no te ha dado una vez, te la puede dar en otra ocasión. De tu cuenta pon humildemente toda la mente en Dios, y Dios pondrá en ti su gracia, según le plazca”.

17/10/17

4 salmos

PD2: Son preciosos:

4 salmos que todo el mundo debería saber de memoria

Los salmos son poderosas oraciones que expresan los deseos más profundos de nuestro corazón

Uno de los libros más apreciados y usados para rezar de toda la Biblia es el Salterio (el Libro de los Salmos), tradicionalmente entendido como las oraciones personales del Rey David.

Se admite generalmente que David muy probablemente escribió muchos (pero probablamente no todos) los salmos, y estas oraciones poéticas revelan una vida interior llena de dolor, dudas, esperanzas, tristezas y alegría, con tal riqueza que, miles de años después, siguen siendo un perfecto reflejo de la condición humana. No importa qué es lo que necesites expresar con la oración: hay un salmo adecuado para ello.

Los salmos son la base de la Liturgia de las Horas (u Oficio Divino), que la Iglesia anima a todos los cristianos a rezar todo lo que sea posible, para enriquecer la relación personal con Dios.

Durante siglos, monjes y monjas acostumbraban a memorizar los salmos, pues los rollos y libros no eran fáciles de utilizar. En particular, los salmos nocturnos, que se rezaban en Maitines y Completas, tenían que aprenderse para evitar el uso de cirios y fuego.

La Iglesia aún recomienda memorizar algunos salmos para rezar con ellos, especialmente en tiempos de dificultad o alegría. Estas oraciones son medios particularmente poderosos para expresar lo profundo del corazón y los deseos y emociones mucho más allá de las palabras.

Aquí cuatro salmos especialmente recomendados:

Empezamos con el salmo más breve, el 117 (Laudate Dominum)

¡Aleluya! ¡Alaben al Señor, todas las naciones,
glorifíquenlo, todos los pueblos!
Porque es inquebrantable su amor por nosotros,
y su fidelidad permanece para siempre.
¡Aleluya!

Salmo 130 (De Profundis)

Desde lo más profundo te invoco, Señor.
¡Señor, oye mi voz!
Estén tus oídos atentos
al clamor de mi plegaria.

Si tienes en cuenta las culpas, Señor,
¿quién podrá subsistir?
Pero en ti se encuentra el perdón,
para que seas temido.

Mi alma espera en el Señor,
y yo confío en su palabra.
Mi alma espera al Señor,
más que el centinela la aurora.

Como el centinela espera la aurora,
espere Israel al Señor,
porque en él se encuentra la misericordia
y la redención en abundancia:
él redimirá a Israel
de todos sus pecados

Salmo 51 (Miserere)

¡Ten piedad de mí, Señor, por tu bondad,
por tu gran compasión, borra mis faltas!
¡Lávame totalmente de mi culpa
y purifícame de mi pecado!

Porque yo reconozco mis faltas
y mi pecado está siempre ante mí.
Contra ti, contra ti solo pequé
e hice lo que es malo a tus ojos.

Por eso, será justa tu sentencia
y tu juicio será irreprochable;
yo soy culpable desde que nací;
pecador me concibió mi madre.

Tú amas la sinceridad del corazón
y me enseñas la sabiduría en mi interior.
Purifícame con el hisopo y quedaré limpio;
lávame, y quedaré más blanco que la nieve.

Anúnciame el gozo y la alegría:
que se alegren los huesos quebrantados.
Aparta tu vista de mis pecados
y borra todas mis culpas.

Crea en mí, Dios mío, un corazón puro,
y renueva la firmeza de mi espíritu.
No me arrojes lejos de tu presencia
ni retires de mí tu santo espíritu.

Devuélveme la alegría de tu salvación,
que tu espíritu generoso me sostenga:
yo enseñaré tu camino a los impíos
y los pecadores volverán a ti.

¡Líbrame de la muerte, Dios, salvador mío,
y mi lengua anunciará tu justicia!
Abre mis labios, Señor,
y mi boca proclamará tu alabanza.

Los sacrificios no te satisfacen;
si ofrezco un holocausto, no lo aceptas:
mi sacrificio es un espíritu contrito,
tú no desprecias el corazón contrito y humillado.

Salmo 23 Dominus regit me

El Señor es mi pastor,
nada me puede faltar.

Él me hace descansar en verdes praderas,
me conduce a las aguas tranquilas
y repara mis fuerzas;
me guía por el recto sendero,
por amor de su Nombre.

Aunque cruce por oscuras quebradas,
no temeré ningún mal,
porque tú estás conmigo:
tu vara y tu bastón me infunden confianza.

Tú preparas ante mí una mesa,
frente a mis enemigos;
unges con óleo mi cabeza
y mi copa rebosa.

Tu bondad y tu gracia me acompañan
a lo largo de mi vida;
y habitaré en la Casa del Señor,
por muy largo tiempo.

16/10/17

la libertad, ¡qué responsabilidad!

PD4: ¡Ni Jesús pudo convencerles...! ¡Qué misterio, el de la libertad humana! Podemos decir “no” a Dios...! El mensaje evangélico no se impone por la fuerza, tan sólo se ofrece y yo puedo cerrarme a él; puedo aceptarlo o rechazarlo. El Señor respeta totalmente mi libertad. ¡Qué responsabilidad para mí!

11/10/17

completar el IKIGAI

PD2: En Japón le llaman IKIGAI. En la cultura Occidental cristiana, este IKIGAI se complementa con una visión sobrenatural del mundo: sabernos Hijos de Dios, ver su mano en todas las cosas, tenerlo presente en todos los momentos. Si supieras cuanto IKIGAI tiene tanta gente que conozco, sin necesidad de hacer yoga, sino dedicándole un rato cada día a las cosas de Dios, a ayudar a los otros…

Is this Japanese concept the secret to a long, happy, meaningful life?

What’s your reason for getting up in the morning? Just trying to answer such a big question might make you want to crawl back into bed. If it does, the Japanese concept of ikigai could help.
Originating from a country with one of the world's oldest populations, the idea is becoming popular outside of Japan as a way to live longer and better.
While there is no direct English translation, ikigai is thought to combine the Japanese words ikiru, meaning “to live”, and kai, meaning “the realization of what one hopes for”. Together these definitions create the concept of “a reason to live” or the idea of having a purpose in life.
Image: Toronto Star
Ikigai also has historic links: gai originates from the word kai, which means shell. These were considered very valuable during the Heian period (794 to 1185), according to Akihiro Hasegawa, a clinical psychologist and associate professor at Toyo Eiwa University, adding a sense of "value in living".
To find this reason or purpose, experts recommend starting with four questions:
What do you love?
What are you good at?
What does the world need from you?
What can you get paid for?
Finding the answers and a balance between these four areas could be a route to ikigai for Westerners looking for a quick interpretation of this philosophy. But in Japan, ikigai is a slower process and often has nothing to do with work or income.
In a 2010 survey of 2,000 Japanese men and women, just 31% of participants cited work as their ikigai.
Gordon Matthews, professor of anthropology at the Chinese University of Hong Kong and author of What Makes Life Worth Living?: How Japanese and Americans Make Sense of Their Worlds, told the Telegraph that how people understand ikigai can, in fact, often be mapped to two other Japanese ideas – ittaikan and jiko jitsugen. Itaikkan refers to “a sense of oneness with, or commitment to, a group or role”, while jiko jitsugen relates more to self-realization.
Matthews says that ikigai will likely lead to a better life “because you will have something to live for”, but warns against viewing ikigai as a lifestyle choice: “Ikigai is not something grand or extraordinary. It’s something pretty matter-of-fact.”
Okinawa, a remote island to the south west of Japan, has an unusually large population of centenarians and is often referred to in examinations of ikigai - though not by Gordon.
According to Dan Buettner, an expert on Blue Zones, the areas of the world where people live longest, the concept of ikigai pervades the life of these islanders. Combined with a particular diet and support network of friends or “moai”, ikigai is helping people live longer on Okinawa as it gives them purpose, he says, who provides a karate master, fisherman and great-great-great-grandmother, all of whom are more than 100 years old, as examples.
Just knowing what your ikigai is is not enough – all of these people put their purpose into action, Buettner explains in a BBC interview. Researchers stress that ikigai can change with age. For anyone whose work is their reason for living, this will come as a relief as they approach retirement and begin the search for a new ikigai.

10/10/17

el más amado de la historia

PD1: A los grandes personajes, al cabo del tiempo, se les admira, pero no se les ama. Hoy nadie ama a Cervantes o a Miguel Ángel. Sin embargo, Jesús es el más amado de la historia. Hombres y mujeres dan la vida por amor a Él. Unos de golpe en el martirio, y otros “gota a gota”, viviendo sólo para Él. Son miles y miles en el mundo entero.

9/10/17

sobre consejos y decisiones

PD5: "Tu opinión la acepto, pero la decisión la tomo yo." Nos empeñamos en darle consejos utilísimos a la gente mayor, para que hagan, con los últimos años de su vida, lo que nosotros consideramos mejor para ellos, pero no aceptamos su negativa a que los cumplan. Hacen bien en no hacernos caso. Faltaría más. Ellos saben perfectamente lo que es bueno para ellos, y nuestras opiniones o consejos son solo eso… Las decisiones que tomen, aunque no nos gusten, es lo que han optado hacer…

6/10/17

los soberbios y los humildes

PD3: Podremos encontrar en el Cielo todos los vicios y pecados, menos la soberbia, puesto que el soberbio no reconoce nunca su pecado y no se deja perdonar por un Dios que ama hasta el punto de morir por nosotros. Y en el infierno podremos encontrar todas las virtudes, menos la humildad, pues el humilde se conoce tal como es y sabe muy bien que sin la gracia de Dios no puede dejar de ofenderlo, así como tampoco puede corresponderle.

5/10/17

Olvídate de Cataluña y búscale...

PD5: Hay que conocer el rostro de Dios a través de María. Octubre, mes del Rosario, el mejor medio…

4/10/17

volver a amar

PD3: Donde hay amor hay felicidad. Es importante aprender a amar, a nuestras mujeres, a nuestros hijos, a nuestros familiares y amigos. Reconocer el rostro de Dios en el prójimo y quererle como el Señor nos quiere.

Con el paso de los años, nuestro amor por los de nuestro entorno se enfría. Hay que volver a enamorarse de nuestra mujer, querer a nuestros hijos como adolescentes o adultos. Amar a todos lo que pasan por nuestra vida…

3/10/17

mucha ternura

PD3: Todo tiene que ver con la ternura…

Por qué expresar ternura

Hay miradas, tonos de voz, gestos, palabras que te atraviesan todo el cuerpo como un calambre hasta llegar a lo más profundo del corazón. No hablemos ya de las caricias que amparan, expresan unión y confianza, comunican aliento y calor…

La ternura, cuando es auténtica, es un “sí” a la otra persona, es complacencia, inclinación, participación, es una expresión concreta del sufrir y gozar con el otro, explica Federico E. von Gagern en el libro Para esposos, de la editorial Guadalupe.

La forma más primitiva de las caricias es la proximidad corporal. Todos deseamos sentirnos cobijados, desde los recién nacidos y los ancianos más vulnerables hasta las personas más fuertes, y recibir ternura puede ayudarnos a ello.

Si tienes pareja, seguramente has escuchado alguna vez el palpitar de su corazón. Es una experiencia de tranquilidad, sosiego, calor, amparo,… probablemente relacionada con momentos prenatales que no podemos recordar. Una experiencia también de recogimiento, como un oasis de paz en medio de un mundo de estímulos y actividad frenética. Un buen preámbulo a una unión sexual.

La ternura puede servir para mantener viva y acrecentar la intensidad del amor. Pero que sea este amor el que haga nacer la ternura, y no el dominio del yo sobre el tú. Porque la ternura también podría no corresponderse con la verdad interior, y usarse por ejemplo para satisfacer una curiosidad, combatir el aburrimiento, vivir una sensación, conquistar una victoria.

Muchas personas sufren inseguridad y sentimientos de inferioridad por no haber recibido en su infancia un poco de ternura nacida de un amor natural y verdadero. ¡Cuánta hambre de caricias en tantos que no perciben cuánto valen o sufren angustia existencial!

Acariciándonos desde el alma con la piel, la mirada, la palabra,… libramos al yo de su aislamiento, creamos una relación con el tú como con el propio yo que nos conduce al nosotros.

Entonces nos manifestamos nuestro amor mutuo, nos confirmamos el uno al otro con un sí aprobatorio, gozamos con la proximidad y con el contacto personal, nos queremos y hacemos bien, nos regalamos, nos ayudamos, nos hacemos felices.

2/10/17

sembradores de PAZ y ALEGRIA

PD2: No sé si hoy es un buen día para decir todo esto: Debemos sembrar paz y alegría. No debemos decir ninguna palabra molesta para nadie. Debemos ir del brazo de los que no piensan como nosotros. No debemos molestar jamás a nadie. Debemos ser como hermanos de todas las personas…

29/9/17

madurar es

PD3: Madurar es darte cuenta que el amor de tu vida no es una princesa ni un príncipe de un cuento, sino una persona perfectamente imperfecta.

28/9/17

cursos de formación a padres

PD2: El año pasado hicimos mi mujer y yo un curso de la Academia de Familias (https://academiadefamilias.es) sobre adolescentes. Este año nos vamos a apuntar a otro curso, dado el gran interés del primero y lo mucho que nos sirvió (tenemos dos adolescentes en casa y necesitamos muchas ideas!!!).
Te copio los cursos que organizan por si te animas a apuntarte con nosotros. Es un sesión mensual por la tarde/noche, y llevamos un plato cada matrimonio para cenar luego juntos, y comentar las dudas que surjan.
Razones para participar:
Muchos piensan que la educación sale sola, y te aseguro que no. Nosotros, que tenemos 9 hijos, nos hemos formado primero para poder trasmitirles, a nuestros hijos, una educación en valores que complemente la que reciben en el colegio, que es fundamentalmente académica, y que les sirva para estar preparados a enfrentarse a la sociedad y sus nuevas costumbres… Hay mucho que aprender y muchos son los errores que cometemos los padres por ignorancia.
Si quieres apuntarte, mándame un email y hablamos, todo por el bien de nuestros hijos y de la paz familiar.

27/9/17

los conversos y su testimonio son caricias de Dios

PD1: El próximo viernes 29 de septiembre se estrena la película CONVERSO: http://www.conversolapelicula.com/ Creo que es muy buena y como duran muy poco en los cines, te sugiero que no dejes de verla, no esperes mucho.

Yo soy un converso también. Algún día te contare mi caso que es muy bonito… Los testimonios de los conversos son muy buenos para los tibios o los que perdieron su fe.

26/9/17

¡Ánimo!

PD2: Si caigo, me levanto. No le tengo miedo a caer. Me confieso, tras arrepentirme, y vuelta a empezar… ¡Ánimo!

25/9/17

no hay tiempo para Dios

PD1: Tenemos tantas cosas que atender que no tenemos tiempo para Dios. ¿En qué estamos? En el trabajo, en la familia, en los agobios, en las inquietudes… ¿Ponemos remedio? Poco y con poca frecuencia… No hay tiempo para Dios…

La gente deja de ir el domingo a Misa ya que no tiene tiempo. Entre el paseíto, el centro comercial, la comida, la tarde del futbol no hay tiempo para Dios. En verano, mucho menos.

Dedicarle un poco de tiempo no es hacer nada extraordinario. Hay que planificarse las horas y punto. Hay tiempo para todo. A Dios le debemos encontrar en lo cotidiano, no sólo en el templo el domingo.

Jesus se pasó hasta los 30 años en lo cotidiano, en su trabajo, ayudando en casa, jugando y creciendo… Nosotros debemos también hacer cosas muy buenas en lo ordinario, en el día a día. No debemos esperar a ser buenos en el momento extraordinario. No, hay que buscarle en lo rutinario, en la vida que escribimos todos los días con nuestros cansancios y nuestra rutina.

No hay que hacer grandes gestas ni cosas muy complicadas para meter a Dios en lo ordinario de cada día…

22/9/17

sin juzgar a nadie se vive mejor

PD2: Nos equivocamos criticando a este o a aquél. ¡Qué bien se vive cuando no se critica a nadie, cuando no se juzga a nadie!. Puesto que queremos ser como niños pequeños, que es la mejor forma de imitar a Dios, los niños pequeños no saben distinguir lo que es mejor, todo lo encuentran bien, ni juzgan ni critican...

21/9/17

vive

PD2: ¡Qué sabias palabras!

No sólo mires, observa.

No sólo tragues, saborea.

No sólo duermas, sueña.

No sólo pienses, siente.

No sólo exitas, vive…

20/9/17

proverbio chino

PD1: No comas todo lo que puedes, no gastes todo lo que tienes, no creas todo lo que oigas, no digas todo lo que sabes.

19/9/17

qué rapido pasa todo...

PD2: Vivimos en un tiempo tasado, limitado: nos vamos a morir aunque no queramos. No podemos dejar para otro día lo que podamos hacer hoy, lo que hagamos mal y podamos corregir. No sabemos cuando el final va a suceder. Hay que avanzar, no estancarse, ya que el tiempo es limitado.

¡No empujes, calma! ¡Qué sensación de que el tiempo pasa tan rápido!

18/9/17

12/9/17

nos juzgará el Señor

PD2: No debe asustarnos el juicio final. El que juzga será el Señor, el que hemos recibido tantas veces en la Eucaristía. Nos conoce y es nuestro amigo. Nos hemos pasado toda la vida haciendo cosas como quería, y nos va a juzgar de lo que hemos hecho. Hay que querer mucho a la gente, saber perder el tiempo con ellos. No es solo lo material, sino en los afectos y cariños que hemos dado, en lo que hemos servido.
Por eso no podemos despistarnos. No seamos como los estudiantes que saben las preguntas del examen y no son capaces ni de estudiárselas. Como decía San Juan de la Cruz: “Al atardecer de la vida se te examinará del amor”. Y vamos a tener el premio del cielo: disfrutar del Señor para siempre.

para conversar con Dios

PD1: La importancia de la oración:

10 consejos para mejorar tu oración

Un decálogo que te servirá para conversar con Dios con toda confianza

1. Orar es sencillo. Conversa con Dios con toda confianza, sin necesidad de escoger las palabras. Por muy bonitas consideraciones que busques para dirigirte a Él, infinitamente más bellas son las que Él tiene.

“Te doy gracias, Padre, porque has ocultado estas cosas a los sabios e inteligentes y se las has mostrado a los pequeños” (Lc 10, 21)

2. Orar es dejarse agarrar por la mano de Dios. Él te elevará hasta su rostro, como a un niño pequeño, para llenarte de besos.

“Fui para ellos como quien alza a un niño hasta sus mejillas y se inclina hasta él para darle de comer” (Os 11,4).

3. Orar es escuchar y hablar con Dios como con un amigo íntimo. Déjate encontrar por Él, te conducirá a ese espacio de tu alma donde oirás su voz y tú tendrás la confianza suficiente para responderle.

“Y las ovejas escuchan su voz y a sus ovejas las llama una por una”(Jn 10, 3).

4. Orar es vaciarse de cosas, de preocupaciones, de ti mismo. Ofrécele tu pobreza, tu egoísmo, tu tiempo, tu rutina y, sobre todo, tus deseos. Él llenará el vacío que vaya quedando en tu corazón.

“Cuando vayas a orar, entra en tu aposento y, después de cerrar la puerta, ora a tu Padre que está allí, en lo secreto”(Mt 6, 6).

5. Orar es empobrecerse. Al principio abundan las palabras de amor, confianza y entrega, hasta que desaparecen en el silencio. El sentimiento de la presencia de Dios es quien llena ese silencio.

“Y al orar, no charléis mucho, como los gentiles, que se figuran que por su palabrería van ser escuchados” (Mt 6, 7).

6. Orar es permanecer en la presencia de Dios sin desfallecer. Dios no busca personas que profundicen en consideraciones intelectuales, sino hombres y mujeres que no se cansen de orar. A los que oran mucho les concede el don de la oración pura. La “cantidad” depende de nosotros, la “calidad” del Padre de las luces.

“Les decía una parábola para inculcarles que era preciso orar siempre sin desfallecer” (Lc 18, 1).

7. Orar es descubrir a Jesucristo dentro de ti. Si te acercas a Él con fe y humildad te admitirá entre sus seguidores, los pobres, que todo lo esparan de Dios y nada de sí mismos. Déjate que te mire y te ame, no te escondas a su mirada y consiente en dejarte abrazar por Él.

“La prueba de que sois hijos es que Dios ha enviado a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo que clama ¡Abbá, Padre!” (Gal 4, 6).

8. Orar es amar. El termómetro que mide la autenticidad de tu oración es la caridad con el prójimo. La oración te ayudará a descubrir lo que hay dentro de su rostro, detrás de su cara: sus sufrimientos y alegrías, sus ansiedades y proyectos. La oración te llevará a descubrir al hermano y unirte a él.

“La religión pura e intachable ante Dios Padre es ésta: visitar a los huérfanos y a las viudas en su tribulación” (St 1, 27).

9. Orar es dejar hablar al corazón. Estudiamos métodos de oración, muchos avalados por la santidad de quienes los practicaron, buscamos un buen libro de oración. El centro de la oración, la fuente de donde brota la más fresca y cristalina es nuestro corazón.

“Si alguno tiene sed, venga a mí, y beba el que crea en mí,. Como dice la Escritura: De su seno correrán ríos de aguas viva” (Jn 7, 37)

10. Orar es entrar. Dios está en el corazón, ahí vive y ahí actúa, ahí quiere comunicarse. El hombre está fuera de sí, en las cosas. Vive distraído y exiliado. En la oración los `protagonistas inician un movimiento de aproximación, hasta que se encuentran en un profundo silencio de amor.

“Si alguno me ama, guardará mi Palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él” (Jn 14, 23).

Benigno Colinas, CSsR

11/9/17

leer la Biblia

PD1: Tres consejos para leer la Biblia:

Consejos para leer la Biblia

No es raro encontrarse con ciertos pasajes de la Biblia que nos resultan difíciles de comprender a la primera. Por ejemplo, hace algunos días, circulaba por internet una imagen con unos versículos del libro de Isaías que, según algunos, profetizan la situación actual en Siria: destrucción y desolación. ¿Es una interpretación válida? En el fondo, nos preguntamos: ¿cómo podemos entender mejor las Escrituras? ¿Cómo debemos leer la Biblia?

En la exhortación apostólica Evangelii Gaudium, del Papa Francisco, nos encontramos un epígrafe útil para responder estas cuestiones. Se llama "La lectura espiritual" (152-153). Hemos esquematizado lo que dice el Papa en tres puntos:

Respetar el sentido del texto

Una gran tentación a la hora de leer e interpretar la Biblia es acomodarla a lo que uno piensa o defiende. ¿Cómo evitar esto? Francisco responde: "La lectura espiritual de un texto debe partir de su sentido literal". De esta forma, se parte de lo que dice el texto y del contexto en que lo dice. De lo contrario, se puede "utilizar algo sagrado para el propio beneficio y trasladar esa confusión al Pueblo de Dios". El Papa recuerda que "a veces «el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz» (2 Co 11,14)"; esto es, hay personas que citan la Escritura, pero con mala intención, para confundir.

Para interpretar la Biblia adecuadamente, hace falta buena disposición, humildad ante el texto y, por supuesto, estudio. Un buen comienzo es leer una Biblia católica con notas al pie que expliquen el sentido del texto. Para los más avanzados, existen numerosos blogs, cursos y libros que profundizan en las Sagradas Escrituras.

Escuchar a Dios a través de su Palabra

No hay que olvidar que la Biblia no es un libro como cualquier otro. Es Palabra de Dios. Por lo tanto, interpela a quien lo lee. Por eso dice el Papa Francisco: "En la presencia de Dios, en una lectura reposada del texto, es bueno preguntar, por ejemplo: «Señor, ¿qué me dice a mí este texto? ¿Qué quieres cambiar de mi vida con este mensaje?»".

Se puede caer en la tentación de aplicar lo que dice la Biblia a todo y a todos, menos a uno mismo. Es muy fácil leer un fragmento de la Biblia por encima y quedarse en la anécdota. Lo difícil es bucear, ir a lo profundo, pararse a pensar en qué es lo que me dice este texto. Esto requiere silencio, meditación y así se llega a la oración.

Crecer en nuestra vida espiritual

Saber qué dice la Biblia, pero no vivirlo, sería poco útil. Dicho de otro modo: la sola erudición bíblica no sirve para nada. Debemos intentar llevar a nuestra existencia lo que leemos en la Palabra de Dios. Sin caer en agobios, claro. Dice el Papa que a veces "pensamos que Dios nos exige una decisión demasiado grande, que no estamos todavía en condiciones de tomar. Esto lleva a muchas personas a perder el gozo en su encuentro con la Palabra".

Dios nos llama, pero sabe que somos débiles. Nos espera con paciencia y comprensión. Sobre todo, busca "que miremos con sinceridad la propia existencia y la presentemos sin mentiras ante sus ojos, que estemos dispuestos a seguir creciendo, y que le pidamos a Él lo que todavía no podemos lograr".

La Biblia nos ayuda a conocer a Dios y también a conocernos a nosotros mismos. Y, a partir de allí, podemos crecer en vida espiritual.

8/9/17

para amar

PD1: Dios creó al hombre a su imagen y semejanza, distinto al resto de animales. Se tomó asimismo de modelo, con un propósito: fuimos creados para amar. Y amor entendido como sacrificarnos por los otros. No podemos sacrificarnos por las demás cosas. No podemos amar a las cosas o a los animales… El resto de la Creación se hizo para que lo usemos, no para que lo queramos…

El gran misterio es ¿por qué nos tiene que amar Dios con ese Amor tan grande? Dios crea al hombre con un don, su libertad. Y esto es aparentemente incomodo ya que la libertad implica desorden. Pero es muy bueno en sí mismo: amo porque me da la gana. Y la felicidad se encuentra en el amor.

El Señor vino a este mundo, aparte de para salvarnos, para enseñarnos cómo tenemos que actuar, como modelo de ayudar, de servir y darse a los demás.

7/9/17

¿Por qué se vive solo?

PD1: ¿Mejor solo que mal acompañado, o es que nadie aguanta a su pareja en Europa…? Hay 220 millones de hogares en la UE (2016). El 33% de una persona, 25% parejas sin hijos y 20% parejas con hijos. No comprenden la bondad de vivir acompañado, de criar a los hijos, de hacer una familia… Es la moda, la de mirarse el ombligo y centrarse exclusivamente en él… Nos hacemos viejos, la vieja Europa y tal…
In 2016, the EU had 220 million households. The most common type of household was composed of one person (33 % of the total number of households), followed by households consisting of couples without children (25 %) and couples with children (20 %). 4% of households were made up of single adults with children. The remaining 18 % consisted of other types of households with or without children.
Among the Member States, over half of households in Sweden (52 % of all households) were one person households, while in Malta (20 %) it was a fifth. Finland (32 %) had the highest share of households consisting of couples without children and Ireland (28 %) had the largest proportion of couples with children. Lithuania had both the lowest share of households consisting of couples with children (17 %) and of couples without children (14 %).
Denmark (9 %) recorded the highest share of households consisting of single adults with children, while Greece, Croatia and Finland (all 2 %) had the lowest.

6/9/17

¿Cuál es la finalidad de mi vida?

PD3: ¿Por qué existo y por qué existen los otros?

Dios no está guardado en la iglesia, sino que es un Dios vivo que actúa, que hace muchas cosas, casi siempre sin enterarnos. No estamos aquí para ir acumulando poder, para ser más acaudalados, no estamos aquí para ganar dinero, o, solo, para disfrutar de la vida. No estamos aquí en la Tierra por azar, por casualidad. No hemos surgido de repente, no. Hemos sido hechos. Dios es creador y tiene una intencionalidad al crearnos. Ha tenido voluntad, inteligencia e intención al crearnos.

¿Por qué nos crea? No es un entretenimiento del todopoderoso Dios que se aburría. No nos creó para pasar un rato… La intención de Dios al crearnos es que era bueno. Y nos hizo a imagen y semejanza suyos. Creó el Universo para poner allí al hombre. Fuimos creados de materia e insuflados de su aliento, nos dio la Vida.

¿Para qué? Sabemos como somos, somos criaturas divinas. La razón es que Dios es amor y quiere que nosotros participemos de ese amor: que sus criaturas sepan amar y puedan amar.

No era necesaria la creación, no mejoraba a Dios. El hombre no era necesario para Dios. Pero nos hizo y nos hizo eternos, para bien o para mal. Seremos para siempre.

4/9/17

lección de economía

PD1: ¡Qué buena lección de economía nos dio el Señor! Te acuerdas del milagro de la multiplicación de los panes y los peces. El milagro no solo fue dar de comer a miles, sino la recogida de las sobras en tantos canastos. La economía es no desperdiciar nada, y utilizar todo lo que usamos bien, para que dure. Y si se rompe, se trata de arreglar, que vivimos en una sociedad de usar y tirar y esto no es nada bueno.

Pero una cosa es la economía y otra la tacañería, que la última es muy mala… Hay que ser muy generosos con los demás.

1/9/17

espero que estas líneas te sirvan de algo

PD1: Espero que hayas descansado este verano. Yo vengo con las pilas puestas, tras haber disfrutado con mi familia, con muchas ganas de contarte cosas, de ayudarte en tus inversiones, de escribirte lo que pienso. El nuevo curso se presenta lleno de retos. A ver si consigo no defraudarte y estas líneas te sirven de algo…

17/7/17

Este verano, ¡auméntame la fe!

PD1: La reacción del incrédulo de Tomás, al ver al Señor y las marcas de la cruz, fueron estas palabras: “Señor mío y Dios mío!”. ¡Qué bonitas son estas palabras de Tomás! Le dice “Señor” y “Dios”. Hace un acto de fe en la divinidad de Jesús. Al verle resucitado, ya no ve solamente al hombre Jesús, que estaba con los Apóstoles y comía con ellos, sino su Señor y su Dios.

Jesús le riñe y le dice que no sea incrédulo, sino creyente, y añade: “Dichosos los que no han visto y han creído”. Nosotros no hemos visto a Cristo crucificado, ni a Cristo resucitado, ni se nos ha aparecido, pero somos felices porque creemos en este Jesucristo que ha muerto y ha resucitado por nosotros.

Por tanto, digamos: “Señor mío y Dios mío, quítame todo aquello que me aparta de ti; Señor mío y Dios mío, dame todo aquello que me acerca a ti; Señor mío y Dios mío, sácame de mí mismo para darme enteramente a ti” (San Nicolás de Flüe). Este verano es un buen momento para pedirle + fe.

Que las vacaciones no sean para quedarnos tirados en la toalla tostándonos vuelta y vuelta. Que las aprovechemos, que hagamos cosas útiles, que demos mucho palique a la familia, leamos buenos libros, alguno espiritual, ¿el Evangelio quizás? Que volvamos descansados y alegres, que alcancemos la paz en el descanso…

14/7/17

¿Por qué no creemos?

PD1: La vanidad, la soberbia, la falta de humildad es la que mata la capacidad de creer en Dios de las personas. La vida espiritual está reservado a los sencillos. Es imposible tratar de meter todo lo de Dios en la cabeza. Hay que aceptar a Dios y su grandeza para empezar a creer. Se apareció a los pastores de ovejas no a las personas importantes de entonces…

Somos demasiado complicados para creer, aunque nos deberíamos dar prisa por conocer las cosas de Dios, hoy olvidadas…

13/7/17

darse y servir a los demás no es suficiente

PD2: Secreto para ser feliz: darse y servir a los demás, sin esperar que nos lo agradezcan. Tan simple y fácil…

Pero si te olvidas de Dios, si te piensas que solo con darse al prójimo es suficiente, es que no captas todo el escenario. Hay mucha gente que opta por ser muy buena con el prójimo, se dan continuamente…, ¿a costa de abandonar al Señor? Les falta el gran matiz de que le amemos, como nos pidió.

12/7/17

madres solas con sus hijos

PD3: Me desespera ver los domingos en Misa a señoras solas con sus hijos… ¿Y los maridos por dónde andan? ¿Por qué no se saca el mismo rato de ir todos juntos a Misa el domingo? Es muy bueno ir la familia junta a la misma Misa. Acaso es que ellos no van, o que están dedicados al deporte, o van a otra hora distinta… Absurdo. Ridículo. Dejar a la mujer sola para que de ejemplo, para que enseñe las oraciones que enseñamos los padres a los hijos es pernicioso. ¡Cuántas horas he estado en el coche enseñando a rezar a mis hijos…! Lo bueno que ha sido para ellos y para mi que me las tenía que volver a aprender… Es el único camino apropiado, ambos de la mano, ambos con el mismo propósito.

Rezar y enseñar a rezar es también cosa de hombres, no de mujeres, que igual te salen los niños beatorros y luego es peor y tal. Rezar es muy de hombres, de hombres muy valientes que no se amedrentan con el qué dirán. Y el ejemplo siempre, hasta para enseñar a rezar…

11/7/17

¡Ay si pudiese!

PD2: Hoy te lo digo en vascuence: "Gazteak baleki ta zaharrak balezake!" ("¡Si el joven supiese y el viejo pudiese!") Habría que memorizarlo y repetírselo a los jóvenes de vez en cuando… Ay si pudiese irme ya de vacaciones, ay!!! Necesito que mi espíritu descanse tanto como lo necesita mi cuerpo…

10/7/17

benevolencia

PD2: Benevolencia: Es no criticar a nadie y estar dispuesto a atender a todos…

7/7/17

salir del aburrimiento...

PD3: La gente se aburre y trata de evitarlo como sea… Quizás no son los remedios los más adecuados. Se puede ser feliz ahora, con lo que se tiene o se es, no haciendo cosas nuevas o soñando con un mundo ideal…

No hay nada que odie más que el aburrimiento pero quizás puedo cambiar algo

"El hombre satisfecho, limitado por las circunstancias, hace de esos muchos límites la cura de su inquietud"

He estado tan aburrida últimamente… Paso mucho tiempo sólo siguiendo al niño, intentando evitar que se rompa la cabeza con cualquier cosa. Esta es la vida que escogí, y me encanta. No la cambiaría por nada del mundo. Pero aun así, buf, puede ser aburrida.

Durante unas pocas semanas estuve insistiéndole a mi marido en que necesitábamos movernos. Yo necesitaba una nueva casa, un cambio de escenario, ¡entonces sería feliz! ¿O quizás sería feliz cuando cambiara el tiempo, o si renovaba todos los muebles, o si me cortaba el pelo?

Quedé consternada, consternada, cuando nada de eso ayudó.

¿Entonces qué se supone que hay que hacer con la monotonía? ¿Cómo puedes combatirla? El camino de la felicidad de Fulton Sheen me dio un buen toque. Escribe: “Uno de los mayores errores es pensar que la satisfacción viene de algo externo a nosotros más que de una cualidad del alma… El hombre satisfecho, limitado por las circunstancias, hace de esos muchos límites la cura de su inquietud”.

Yo pensé: “Así… parece que yo sea el problema, no los detalles de mi vida. Uf, odio cuando pasa esto”.

Vale, entonces, si cambiar mi vida no es la respuesta, ¿cómo voy a cambiarme yo para ser una persona satisfecha? No es como si pudiera darle a un interruptor y mágicamente estuviera contenta con mi monótono ritmo de vida, ¿sabes?

Mi director espiritual me recordó algo importante, que puedo empezar este cambio escogiendo no preocuparme tanto por el aburrimiento. Los norteamericanos modernos hacen esta extraña suposición, dijo, de que la monotonía es algo malo y tienes que combatirla o no serás feliz.

Dudo de que alguno de los primeros colonizadores de América se sintiera así porque su vida viniera con enormes dosis de monotonía, esa felicidad estaba fuera de su alcanza. ¿Y qué hay de los campesinos medievales que comían la misma comida, trabajaban los mismos campos y nunca dejaban sus pequeñas aldeas, donde estaban de facto insatisfechos? De alguna manera, no creo que Dios hiciera la felicidad humana tan difícil de lograr que tengas que ser rico y enérgico para alcanzarla. 

Así que quizás desafiar esa suposición sea un buen comienzo. La monotonía no estropea tus posibilidades de felicidad. ¿Cuál es el siguiente paso?

Sheen veía que la clave de la satisfacción se encuentra más allá de nuestras circunstancias limitadas, no escapando a esas circunstancias. Esto me recuerda una cita del corcho de la consulta de un doctor: “El momento de ser feliz es ahora”. La felicidad, y la satisfacción, y la paz, no existen en el futuro ni en el pasado. Sólo pueden sentirse en el momento presente, así que quizás no debería acabar frases que empiezan por “Seré feliz cuando…”. Esta es definitivamente la dirección incorrecta.

El resultado de todo mi típico aburrimiento por “problemas de Primer Mundo”, en definitiva, es que me fuerza a tomarme en serio una parte de mi fe que gasto mucha energía tratando de evitar. Jean-Pierre de Caussade lo llama “el sacramento del momento presente”.

La idea es que el momento presente es un sacramento porque es donde nos encontramos con Cristo. Incluso cuando estamos cansados o aburridos o de mal humor.

El futuro no existe, y no tenemos poder sobre el pasado, así que lo que sea que el presente ha traído es donde va a estar Cristo, también.

Porque el momento presente es nuestro lugar de encuentro con Cristo, es sagrado. Si Cristo está ahí, entonces supongo que el potencial para la satisfacción debe estar ahí también. No encuentro que sea tan fácil recordarlo, y menos ponerlo en práctica, pero me ha ayudado un poco con mi frustración.

El tiempo gastado aburrida no tiene por qué ser tiempo perdido. Es una oportunidad, tanto como cualquier otro, de encontrarse con Dios, e incluso cuando el momento presente mismo pasa por cortar el césped o lavar la ropa, puede ser un momento real de gracia. Debería recordarlo para agradecerlo, al menos.