11/12/17

no se prima el esfuerzo

PD2: Estamos en una sociedad donde no se prima el esfuerzo. Estamos tan equivocados, ya que el tamaño de tu éxito será del tamaño de tu esfuerzo. Pero no solo en el éxito profesional, sino, sobre todo, en el personal, en el matrimonio, en la educación de los hijos, en tu vida espiritual…

7/12/17

testimonio de fe y de aceptar la voluntad de Dios

PD2: En esta vida frenética que nos movemos, te ruego saques 15 minutos y veas este video de un directivo del Instituto de Estudios Bursátiles, Ignacio Llorente, que en una charla explica su enfermedad que le va a llevar a su muerte. Es un impresionante testimonio de fe en Dios y aceptación de su voluntad.

https://www.religionenlibertad.com/video/ignacio-testimonio-de-fe-antes-de-morir-39080.html

5/12/17

las cosas pequeñas son muy importantes

PD2: Se está perdiendo la costumbre de valorar los pequeños detalles. No te digo lo de comprar a la gente cosas, sino en el día a día, evitar que con nuestras actuaciones, se moleste a los demás. Te pongo ejemplos muy tontos: cerrar la puerta sin hacer ruido, caminar sin que resuene todo, distraer al concentrado, saber esperar para preguntar, dejar todo recogido, desayuno, cuarto, ducha…, sonreír al que te habla, saludar al que t encuentras… Hay miles de cosas durante toda la jornada que debemos tratar de hacer mejor.

4/12/17

¿y después, qué?

PD2: ¿Cómo es el Paraíso?

El Papa describe como será ese lugar después de la muerte. “El Paraíso no es un cuento de hadas, ni es un jardín encantado. El Paraíso es el abrazo con Dios, Amor infinito, y entramos gracias a Jesús, que murió en la cruz por nosotros”.

En la línea de la esperanza cristiana añadió que “donde está Jesús, hay misericordia y felicidad; sin Él hay frío y oscuridad. En la hora de la muerte, el cristiano repite a Jesús: “Acuérdate de mí”. E incluso si nadie más se acordara de nosotros, Jesús está allí, junto a nosotros”.

Jesús quiere “llevarnos al mejor lugar que existe. Él quiere llevarnos allí con lo poco o lo mucho que hayamos hecho en nuestras vidas, para que no se pierda nada de lo que ya había redimido”.

“Y en la casa del Padre traerá todo lo que todavía tenemos que redimir: los defectos y los errores de una vida entera. Este es el objetivo de nuestra existencia: que todo esté hecho y transformado en amor”, abundó.

“Si creemos esto la muerte no nos da miedo. ¡Quien ha conocido a Jesús, no tiene miedo de nada!”

1/12/17

Empieza el Adviento

PD3: Todos los días alguna cosa espiritual. Que no te atrapen las compras… Es un tiempo de preparación, de pensar + en los otros y – en uno mismo, de hacer oración, de saber que recordamos que Dios se hizo hombre para salvarnos y llevarnos al cielo… MENOS chocolatitos y MÁS prepararse.

30/11/17

bien preparados...

PD2: Hay tanta gente tan bien preparada para la muerte que deja asombrados a los que tienen dudas del final. Bonita reflexión para el mes de difuntos que termina:

29/11/17

+ tiempo con los hijos

PD1: Los padres dedicamos más tiempo a estar con nuestros hijos. ¡Qué bueno! Salvo los franceses…, ay!

Parents now spend twice as much time with their children as 50 years ago

Except in France
PARENTS these days spend a lot more time with their offspring, or at least middle-class parents do. One analysis of 11 rich countries estimates that the average mother spent 54 minutes a day caring for children in 1965 but 104 minutes in 2012. Men do less than women, but far more than men in the past: their child-caring time has jumped from 16 minutes a day to 59.
At the same time a gap has opened between working-class and middle-class parents. In 1965 mothers with and without a university education spent about the same amount of time on child care. By 2012 the more educated ones were spending half an hour more per day. The exception is France, where the stereotype of a bourgeois couple sipping wine and ignoring their remarkably well-behaved progeny appears to be accurate.

28/11/17

sociedad de consumo con ofertas irrechazables...

PD1: La sociedad actual crea consumidores compulsivos. Si quieres un mundo menos codicioso, no te dejes convertir en una máquina de gastar. Ante la multitud de rebajas y ofertas para que compres más mierdas, ahórrate el 100% de un producto no comprándolo. No te dejes engañar por este consumismo feroz… La Navidad no se trata de comprar y comprar, es otra cosa mucho más importante lo que recordamos. Da dinero a los pobres, te sentirás mucho mejor.

27/11/17

curiosa coincidencia

PD2: Me ha gustado mucho este cuadro que comparan los que votaron a los nacis en aquél fatídico año 1932 que supuso la victoria electoral y llegada al poder de Hitler, y los que eran católicos en esa misma época en Alemania. Coincide a la perfección:
Algo de bueno tenemos los católicos…, o tuvieron los católicos alemanes de entonces. Lo vieron venir, mientras que el resto le dio una mayoría aplastante…

24/11/17

el "qué dirán"

PD2: Decía san Basilio que “de nada debe huir el hombre prudente tanto como de vivir según la opinión de los demás”. Cada uno a lo suyo y que no nos importe el “qué dirán” tan malo, que tanto daño ha hecho siempre…

23/11/17

nadie se morirá nunca

PD2: A Dios no se le mueren sus hijos. A nosotros, a los padres, sí que se nos mueren, pero Dios nos hizo para siempre. Nacemos para vivir una vida eterna y no para morir nunca. El cuerpo lo dejamos en el cementerio y luego lo volveremos a recuperar. Dios es un Dios de vivos, no de muertos. No nos hizo para dejarnos enterrados y que nos convirtiéramos en polvo, no. Nos hizo para siempre y nunca moriremos…; viviremos en el cielo o en el infierno, pero viviremos la eternidad, con Él o sin Él.

22/11/17

pasado, presente y futuro

PD3: El Padre Pio decía con frecuencia una oración muy breve pero muy buena que podemos usar: “Mi pasado, Señor, lo confío a tu misericordia, mi presente a tu amor, mi futuro a tu providencia”

Explicando la Santa Misa: https://www.youtube.com/watch?v=O_6p2-nPDEw

21/11/17

nos quiere a todos

PD2: El Señor no rechazó nunca a nadie. A todos nos quiere. Comió en la misma mesa que muchos proscritos. Comió con publicanos (recaudadores de impuestos), con prostitutas, con gentiles, incluso con Judas en la Última Cena, sabiendo que le iba a traicionar. El acto de comer es de celebración, donde recibes al otro… Es como la Eucaristía, es una comida, es un banquete que nos damos del Señor. No, no podemos impedir a nadie que se acerque al Señor, Él no lo hizo. Si no se puedo comulgar, se confiesa, se recibe el perdón y se comienza de nuevo.

20/11/17

saber escuchar, dar confianza

PD2: Cuando alguien te habla de sus problemas no significa que se queje, significa que confía en ti.

17/11/17

en vez de criticar, corregir

PD1: El deporte favorito: criticar y juzgar…

¿Cómo hacer una crítica constructiva sin juzgar al otro?

Ayudar a los demás a mejorar su vida espiritual y personal, es una muestra del amor cristiano, de verdadera amistad y aprecio por quienes nos rodean

Uno de los mayores bienes que podemos prestar a quienes más queremos, y a todos, es la ayuda, en ocasiones heroica, de la corrección fraterna.

En la convivencia diaria podemos observar que nuestros parientes, amigos o conocidos -como nosotros mismos- pueden llegar a formar hábitos que desdicen de un buen cristiano y que les separan de Dios (faltas habituales de laboriosidad, chapuzas, impuntualidades, modos de hablar que rozan la murmuración o la difamación, brusquedades, impaciencias … ).

Pueden ser también faltas contra la justicia en las relaciones laborales, faltas de ejemplaridad en el modo de vivir la sobriedad o la templanza (gastos ostentosos, faltas de gula o de ebriedad, dilapidación de dinero en el juego o loterías), relaciones que ponen en situación arriesgada la fidelidad conyugal o la castidad…

Es fácil comprender que una corrección fraterna a tiempo, oportuna, llena de caridad y de comprensión, a solas con el interesado, puede evitar muchos males: un escándalo, el daño a la familia difícilmente reparable … ; o, sencillamente, puede ser un eficaz estímulo para que alguno corrija sus defectos o se acerque más a Dios.

Esta ayuda espiritual nace de la caridad, y es una de las principales manifestaciones de esta virtud. En ocasiones, es también una exigencia de la justicia, cuando existen especiales obligaciones de prestar ayuda a la persona que debe ser corregida.

Con frecuencia debemos pensar en cómo ayudamos a los que están más cerca. ¿Por qué no te decides a hacer una corrección fraterna? Se sufre al recibirla, porque cuesta humillarse, por lo menos al principio. Pero, hacerla, cuesta siempre. Bien lo saben todos.

La corrección fraterna tiene entraña evangélica; los primeros cristianos la llevaban a cabo frecuentemente, tal como había establecido el Señor -Ve -y corrígele a solas [Mt 18, 15]-, y ocupaba en sus vidas un lugar muy importante [Doctrina de los Apóstoles, 15, 13]; sabían bien de su eficacia.

Entre las excusas que pueden instalarse en nuestro ánimo para no hacer o para retrasar la corrección fraterna está el miedo a entristecer a quien hemos de hacer esa advertencia. Resulta paradójico que el médico no deje de decir al paciente que, si quiere curar, debe sufrir una dolorosa operación, y sin embargo los cristianos tengamos a veces reparos en decir a quienes nos rodean que está en juego la salud, ¡cuánto más valiosa!, de su alma.

Con la práctica de la corrección fraterna se cumple verdaderamente lo que nos dice la Sagrada Escritura: el hermano ayudado por su hermano, es como una ciudad amurallada [Prov 18, 19]. Nada ni nadie puede vencer contra la caridad bien vivida. Con esta muestra de amor cristiano no sólo mejoran las personas, sino también la misma sociedad. A la vez, se evitan críticas y murmuraciones que quitan la paz del alma y enturbian las relaciones entre los hombres.

La amistad, si es verdadera, se hace más profunda y auténtica con la corrección sincera. La amistad con Cristo crece también cuando ayudamos a un amigo, a un familiar, a un colega, con ese remedio eficaz que es la corrección amable, pero clara y valiente.

16/11/17

¿hacemos esto con los hijos?

PD1: Hay que pensar si nuestros hijos pueden ser felices de pertenecer a nuestra familia, porque tienen unos padres:

1.que les escuchan y les toman en serio;

2.que les quieren como son;

3.que se atreven a hacerse con ellos sus mismas preguntas;

4.que les ayudan a percibir, en las pequeñas realidades de la vida diaria, el valor de las cosas, el esfuerzo que requiere sacar adelante un hogar;

5.que saben exigirles;

6.que no tienen miedo de ponerles en contacto con el sufrimiento y la fragilidad, tan presentes en la vida de mucha gente, quizá empezando por la propia familia;

7.que les ayudan, con su piedad, a tocar a Dios, a ser «almas de oración»;

8.que les ayudan a crecer sanos y fuertes de corazón, para que puedan escuchar a Dios que dice a cada uno.

15/11/17

a mi también me pasa...

PD3: El Papa Francisco ha admitido que a veces se quedaba dormido mientras reza, al tiempo que aseguraba que es una de las muchas maneras de "santificar el nombre de Dios". "Yo también cuando rezo, a veces me duermo", dijo sonriendo el pontífice argentino en una entrevista. "Santa Teresa del Niño Jesús dijo que ella también lo hizo y que le agradó a Dios", agrega antes citando un salmo que llama al creyente a "estar delante de Dios como un niño en los brazos de su padre". "Esta es una de las muchas formas de santificar el nombre de Dios, de sentirme como un niño en sus brazos", dice el Papa, sugiriendo que no hay mejor lugar para quedarse dormido.

14/11/17

Señora de la Paz

PD1: Un escultor amigo mío se ha metido en una campaña de crowdfunding para sacar dinero para unos niños en China que necesitan un hogar. Es un proyecto muy bonito del que pueden salir muchas cosas. Ofrece a cambio una escultura de la imagen de la Virgen embarazada, Señora de la Paz, rezando:

13/11/17

confiar en su misericordia

PD1: Según el Papa Francisco, para la hora de nuestra muerte:

No existe ninguna persona, por muy mala que haya sido en su vida, a la que Dios le niegue su gracia si se arrepiente”. En una mañana soleada aseguró: “En las habitaciones de tantos hospitales o celdas de la prisión”, se realiza  el milagro del perdón y la misericordia que “se repite innumerables veces”.

Asimismo, indicó que cada vez que “un hombre, al hacer el último examen de conciencia de su vida (antes de morir), descubre que todas sus “faltas” superan las “obras buenas”, no “debe desanimarse, sino confiar en la misericordia de Dios”.

“Dios es el Padre, y hasta el último momento espera nuestro regreso”. Espera al hombre y a la mujer arrepentidos como  “al hijo pródigo, que comienza a confesar sus faltas, y el padre le cierra la boca con un abrazo”.

La palabra “paraíso” es una de las últimas palabras pronunciadas por Jesús en la cruz y está dirigida a un pecador arrepentido.

El buen ladrón “ante su muerte inminente le hace una petición humilde a Jesús: ‘Acuérdate de mí cuando entres en tu Reino’.

No tiene obras buenas para ofrecerle pero se confía a Él. Esa palabra de humilde arrepentimiento ha sido suficiente para tocar el corazón de Jesús”, expresó.

El Obispo de Roma habló del buen ladrón para recordar que Dios viene “a nuestro encuentro, teniendo compasión de nosotros”.

No existe ninguna persona, por muy mala que haya sido en su vida, a la que Dios le niegue su gracia si se arrepiente. Ante Dios nos encontramos todos con las manos vacías, pero esperando en su misericordia”.

8/11/17

por amor

PD3: Padre Pio:

"Si callas, cállate por amor;

Si gritas, grita por amor;

Si corriges, hazlo por amor;

Si perdonas hazlo también por amor"

7/11/17

¿Te quejas de algo?

PD2: Las lamentaciones y quejas no son positivas para nadie. Si te duele algo, es tu pequeña cruz que te ha llegado. A todos nos llega en esta vida algo de dolor, de molestias, de inconvenientes. Hay que aceptarlo con alegría, no poner caras largas, ni quejarse o lamentarse por lo que nos suceda.

6/11/17

sentirnos Hijos de Dios nos da mucha paz

PD2: Debemos acordarnos muchas veces al día que somos Hijos de Dios, que es nuestro Padre que nos quiere con locura. Se lo decimos en el Padrenuestro, pero se nos olvida enseguida. Somos sus hijos y El nos mima, cuida, nos provee y atiende. Nada malo nos puede pasar si entendemos que somos sus hijos, si lo vivimos, si actuamos como hijos de nuestro Padre amoroso. Sabernos Hijos de Dios debe influir en como actuamos en la vida, de cómo pensamos, de cómo servimos a nuestros hermanos, de cómo vivimos. Sentirnos Hijos de Dios: es lo más bonito que podemos alcanzar en esta vida.

3/11/17

lo que está de moda...

PD2: La renuncia, el sacrificio, el compromiso, la Verdad… no están de moda actualmente. ¿Cuántos hay que sólo se mueven por el dinero, por los placeres, por la comodidad, por la mentira…? Hay que mantener el corazón limpio y desalojado de cosas. Si no, ahí no pueden hallar espacio ni Jesús, ni otras personas.

2/11/17

¿qué es la santidad?

PD1: La santidad no es hacer grandes obras por el Señor, sino dejar que el Señor haga obras grandes en ti. La santidad es ponerse en manos de Cristo y confiar ciegamente en Él.

31/10/17

humildad

PD2: Dijo San Juan Pablo II: “Dios se deja conquistar por el humilde y rechaza la arrogancia del orgulloso”. Cuánta razón tenía. Vivimos en un mundo de soberbios presuntuosos, que andan fardando todo el día de lo que dicen que tienen o son… Humildad. Siempre, mucha humildad.

30/10/17

para evitar el estrés

PD1: Muy buenos consejos, mejor que el yoga!!!

30 útiles consejos para evitar el estrés

Sentimos que el tiempo no alcanza para nada.

Te dejamos estos sencillos consejos para ayudarte:

1. Disfruta cada día.

2. Levántate a tiempo para empezar el día sin apuros.

3. Deja un poco de tiempo extra para hacer las cosas o llegar a algún lugar.

4. Aprende a decir que no a proyectos que no pueden introducirse en tu horario de trabajo o que comprometerían tu salud mental.

5. Delega tareas a personas capaces.

6. Simplifica tu vida.

7. Recuerda que menos es más.

8. Ordena tu tiempo. Dale más tiempo a grandes cambios o proyectos difíciles.

9. Organízate de tal manera que cada cosa tenga su espacio.

10. Escribe las cosas.

11. Todos los días encuentra un momento para estar a solas contigo mismo/a y otro para estar a solas con Dios.

12. Haz suficiente ejercicio.

13. Aliméntate bien, con una dieta saludable y balanceado/a.

14. Bebe agua. Tu cuerpo se deshidrata cuando estás bajo estrés, tensión ó ansiedad. Beber agua contribuye a la relajación.

15. Haz oración.

16. Descansa lo suficiente.

17. Toma un baño relajante.

18. Camina, ponte ropa cómoda y camina un rato. Una caminata al aire libre, de 10 a 30 minutos diarios, te ayuda a relajarte.

19. Lleva contigo algo para leer mientras esperas en colas.

20. Cultiva un hobbie o afición.

21. Sonríe.

22. ¡Ríe más fuerte!

23. Desarrolla una actitud tolerante; la mayoría de las personas tratan de hacer las cosas de la mejor manera posible.

24. Habla menos, escucha más.

25. Sé amable con las personas que no lo son; tal vez ellos lo necesitan más.

26. Rodéate de recuerdos lindos, enmarca tus fotos favoritas y colócalas en un sitio visible, pon frases positivas en lugares visibles.

27. Reduce el ritmo, aprende a disfrutar cada momento de tu vida.

28. Empieza a buscar amistad con gente feliz y no estresado/a.

29. Ve a dormir en el momento preciso. Duerme mínimo 7 horas

30. Todas las noches, antes de dormir, haz un examen de conciencia y un recuento de todas las cosas buenas que tuviste en ese día. Agradece a Dios, pide perdón por tus faltas y pídele que te dé un descanso reparador

27/10/17

diálogo

PD2: Para mejorar el diálogo en la familia lo más importante es que haya diálogo. Al final del día, después de una jornada maratoniana y agotadora… ¿a quién le apetece hablar? O somos capaces de incluir en nuestras agendas "momentos de diálogo" con nuestra pareja, o con nuestros hijos, aunque sean pocos, pero intensos, sin distracciones, sin móviles… o iremos perdiendo esa costumbre y nos convertiremos en meros "compañeros de piso". El mejor regalo que se puede hacer a una familia es una mesa camilla alrededor de la cual sentarse a hablar, sin el móvil, por supuesto.

Pero lo que más mata a la familia y sus tertulias, donde uno cuenta lo que ha pasado durante el día, lo que le pasa a los familiares y amigos, los chascarrillos, donde se comenta los devenires de la economía, los trabajos y estudios, y últimamente la política, es la televisión. Siempre encendida, incluso mientras se cena, ¡qué desastre! Apágala. O mucho mejor, tírala por la ventana, aunque sea nueva… Pero fíjate que no pase nadie por la calle primero.

26/10/17

sonríe a todos

PD4: "La revolución del amor comienza con una sonrisa. Sonríe a quien no quisieras sonreír." (Santa Teresa de Calcuta)

25/10/17

recomendaciones del Papa para confesarse

PD2: Esto dice el Papa para confesarse:

La confesión explicada por el Papa Francisco en 5 párrafos

Al explicar cosas a veces complejas de explicar el Papa Francisco tiene el don de la brevedad sin detrimento de lo que es necesario incluir al decir lo que dice. Lo ha vuelto a hacer al explicar el sacramento de la reconciliación (penitencia o confesión). Los cinco párrafos centrales son estos:

1."En la celebración del Sacramento de la reconciliación, el sacerdote no representa solamente a Dios, sino a toda la comunidad, que se reconoce en la fragilidad de cada uno de sus miembros, que escucha conmovida su arrepentimiento, que se reconcilia con Él, que lo alienta y lo acompaña en el camino de conversión y de maduración humana y cristiana".

2.Alguno puede decir: “Yo me confieso solamente con Dios”. Sí, tú puedes decir a Dios: “Perdóname”, y decirle tus pecados. Pero nuestros pecados son también contra nuestros hermanos, contra la Iglesia, y por ello es necesario pedir perdón a la Iglesia y a los hermanos, en la persona del sacerdote.

3.“Pero, padre, ¡me da vergüenza!”. También la vergüenza es buena, es saludable tener un poco de vergüenza. Porque cuando una persona no tiene vergüenza, en mi país decimos que es un ‘sinvergüenza’. La vergüenza también nos hace bien, nos hace más humildes. Y el sacerdote recibe con amor y con ternura esta confesión, y en nombre de Dios, perdona.

4.También desde el punto de vista humano, para desahogarse, es bueno hablar con el hermano y decirle al sacerdote esas cosas que pesan tanto en mi corazón: uno siente que se desahoga ante Dios, con la Iglesia y con el hermano. Por eso, no tengan miedo de la Confesión. Uno, cuando está en la fila para confesarse siente todas estas cosas – también la vergüenza – pero luego, cuando termina la confesión sale libre, grande, bello, perdonado, limpio, feliz. Y esto es lo hermoso de la Confesión.

5.Quisiera preguntarle, pero no responda en voz alta ¿eh?, responda en su corazón: ¿cuándo fue la última vez que se confesó? ¿Dos días, dos semanas, dos años, veinte años, cuarenta años? Cada uno haga la cuenta, y cada uno se diga a sí mismo: ¿cuándo ha sido la última vez que yo me he confesado? Y si ha pasado mucho tiempo, ¡no pierda ni un día más! Vaya hacia delante, que el sacerdote será bueno. Está Jesús, allí, ¿eh? Y Jesús es más bueno que los curas, y Jesús te recibe. Te recibe con tanto amor. Sea valiente, y adelante con la Confesión».

24/10/17

para preguntar lo que tenemos que hacer

PD2: ¿Cuántas veces acudimos al sacerdote para que nos diga lo que tenemos que hacer, para que nos solucione nuestros problemas? Quizás nos estemos equivocando y al que tengamos que acudir es al Señor…

Hoy Jesús me regañó mientras celebraba la misa

Como todos los sacerdotes del mundo, no pasa un día sin que busquen al Padre Sergio para platicar y preguntarle qué hacer ante distintas situaciones: “Fíjese que mi suegra está en contra mía, me dan ganas de alejarme de ella y dejarle de hablar, ¿me recomienda que lo haga?; mi abuelo nos dejó una herencia a todos, pero unos no se la merecen, ¿conviene que haga justicia?; padre ya no aguanto a mi esposo, sus insultos, sus maltratos, me dan ganas de dejarlo, ¿cree que sea conveniente?; siento que todo me ha salido mal en la vida, todos mis esfuerzos han sido en vano, estoy cansada, ¿qué hago…?

En fin, son muchas preguntas cómo estas las que me hacen todos los días. Siempre trato de escuchar con el corazón y de iluminarles con algunas palabras de esperanza, invitándolos a hacer el bien, a que le pidan fuerza a Dios para seguir adelante y recordándoles que más vale padecer una injusticia que cometerla.

Pero lo que más hago es rezar por ellos, especialmente en la Eucaristía cuando tengo entre mis manos a mi Señor le digo: “Te encargo a tal persona y también a aquella, ayúdales para que tomen las mejores decisiones para gloria Tuya y beneficio de sus familias…”.

Pero el otro día llegaron a mí en una sola tarde infinidad de problemas y sentía que mis consejos eran muy pobres. Cuando llegué a la Misa era un mar de angustia, seguía pensando en cómo lo haría para orientarlos. Y justo después de la consagración tartamudeé en varias ocasiones, y me recriminé: “Lo estás diciendo mal”.

Y en ese momento alcancé a escuchar a mi dulce Jesús: “Así es, lo estás diciendo mal, tú no podrás ayudarlos, diles que me pregunten a Mí ‘qué haría Yo en su lugar’ y les indicaré el camino”.

Me había equivocado, no solo en el tartamudeo sino en la manera de querer auxiliar. Jesús tenía razón, ¿quién mejor que Él para decirnos qué hacer? Así que me propuse para la siguiente no preocuparme tanto y más bien alentarlos para que se acercaran a Dios y le pidieran consejo a Él mismo.

Esa misma noche antes de salir de la capilla se presentó un señor que quería hablar conmigo. Me contó que su papá fue muy cruel con él toda su vida; prácticamente había crecido entre insultos y golpes, además nunca quiso apoyarlo a él y a sus hermanos para ir a la escuela, sin contar que a su mamá sólo le sabía dar ordenes con gritos, así que en cuanto pudo se alejó de él y ya tenía más de 30 años que no lo veía; pero hacía una semana una tía le contó que lo están dializando, que estaba muy débil y que nadie de la familia le quería ayudar, y por fin me preguntó: “Padre, gracias a Dios tengo una familia, soy muy feliz, sé que mi esposa y mis hijos con gusto recibirán a mi papá, pero creo que no es justo que ahora yo le ayude después de todo lo que él nos hizo sufrir a mí, a mi mamá y a mis hermanos, ¿verdad que no estoy obligado a ayudarle?”.

Le di un abrazo: “Hijo, lamento todo lo que has sufrido y entiendo que no se te haga justo, te pido de favor que me acompañes, te voy a abrir la capilla del Santísimo y quiero que le preguntes a Nuestro Señor ‘qué haría Él en tu lugar’”.

Al cabo de una media hora volvió y me dijo entre lágrimas: “Padre, lo voy a recibir, gracias a mi padre tengo la vida, lo recibiré en mi casa y le ayudaré en todo lo que pueda…”.

Me fui a dormir muy alegre, sentía que ese día descansaría como nunca. Dios una vez más me mostró que los problemas los arregla Él, que yo solo debo acercarlos a Él; también me recordó lo fácil que sería nuestra vida si tan sólo lo invitáramos a ella.

Muchas cosas nos salen mal porque no pensamos en preguntarle a Jesús ‘qué haría Él en nuestro lugar’. cuánto me gustaría encontrarme a todos los que están atravesando por una dificultad o que necesitan tomar una decisión para decirles: No temas, ni te desgastes tanto, Dios te ama, está contigo y te ayudará, solamente ponte de rodillas ante Él y pregúntale ‘mi buen Jesús, ¿qué harías Tú en mi lugar?’.

23/10/17

no te estreses

PD2: Elimina de tu vida todo aquello que te cause estrés y te quite la sonrisa. Sobre todo los lunes. Que cuando lleguemos a casa, desconectemos del día aterrador y de la tensión del trabajo, y seamos los tíos más simpáticos del mundo… Nos lo agradecerán.

20/10/17

en este mundo competitivo...

PD2: No compitas con nadie, no tienes que demostrarle nada a nadie, no tienes que llegar a donde otro llegó, solo superar tus propios límites. Pon un poco de humildad en tu vida…

19/10/17

no pretender que Cristo lo haga todo y nosotros nada

PD2: Muchos están convencidos de tener ya el “billete” para el Paraíso solamente porque piensan que son buenos. Cristo ha pagado el precio de nuestra salvación sin excluir a nadie, pero hay que observar unas condiciones básicas. Y, entre otras, está la de no pretender que Cristo lo haga todo y nosotros nada. Esto sería no solamente necedad, sino malvada soberbia.

18/10/17

insistir e insistir

PD2: Hay que insistir por las cosas que rezamos… El beato fray Gil de Asís, compañero de san Francisco, dijo: “Reza con fidelidad y devoción, porque una gracia que Dios no te ha dado una vez, te la puede dar en otra ocasión. De tu cuenta pon humildemente toda la mente en Dios, y Dios pondrá en ti su gracia, según le plazca”.

17/10/17

4 salmos

PD2: Son preciosos:

4 salmos que todo el mundo debería saber de memoria

Los salmos son poderosas oraciones que expresan los deseos más profundos de nuestro corazón

Uno de los libros más apreciados y usados para rezar de toda la Biblia es el Salterio (el Libro de los Salmos), tradicionalmente entendido como las oraciones personales del Rey David.

Se admite generalmente que David muy probablemente escribió muchos (pero probablamente no todos) los salmos, y estas oraciones poéticas revelan una vida interior llena de dolor, dudas, esperanzas, tristezas y alegría, con tal riqueza que, miles de años después, siguen siendo un perfecto reflejo de la condición humana. No importa qué es lo que necesites expresar con la oración: hay un salmo adecuado para ello.

Los salmos son la base de la Liturgia de las Horas (u Oficio Divino), que la Iglesia anima a todos los cristianos a rezar todo lo que sea posible, para enriquecer la relación personal con Dios.

Durante siglos, monjes y monjas acostumbraban a memorizar los salmos, pues los rollos y libros no eran fáciles de utilizar. En particular, los salmos nocturnos, que se rezaban en Maitines y Completas, tenían que aprenderse para evitar el uso de cirios y fuego.

La Iglesia aún recomienda memorizar algunos salmos para rezar con ellos, especialmente en tiempos de dificultad o alegría. Estas oraciones son medios particularmente poderosos para expresar lo profundo del corazón y los deseos y emociones mucho más allá de las palabras.

Aquí cuatro salmos especialmente recomendados:

Empezamos con el salmo más breve, el 117 (Laudate Dominum)

¡Aleluya! ¡Alaben al Señor, todas las naciones,
glorifíquenlo, todos los pueblos!
Porque es inquebrantable su amor por nosotros,
y su fidelidad permanece para siempre.
¡Aleluya!

Salmo 130 (De Profundis)

Desde lo más profundo te invoco, Señor.
¡Señor, oye mi voz!
Estén tus oídos atentos
al clamor de mi plegaria.

Si tienes en cuenta las culpas, Señor,
¿quién podrá subsistir?
Pero en ti se encuentra el perdón,
para que seas temido.

Mi alma espera en el Señor,
y yo confío en su palabra.
Mi alma espera al Señor,
más que el centinela la aurora.

Como el centinela espera la aurora,
espere Israel al Señor,
porque en él se encuentra la misericordia
y la redención en abundancia:
él redimirá a Israel
de todos sus pecados

Salmo 51 (Miserere)

¡Ten piedad de mí, Señor, por tu bondad,
por tu gran compasión, borra mis faltas!
¡Lávame totalmente de mi culpa
y purifícame de mi pecado!

Porque yo reconozco mis faltas
y mi pecado está siempre ante mí.
Contra ti, contra ti solo pequé
e hice lo que es malo a tus ojos.

Por eso, será justa tu sentencia
y tu juicio será irreprochable;
yo soy culpable desde que nací;
pecador me concibió mi madre.

Tú amas la sinceridad del corazón
y me enseñas la sabiduría en mi interior.
Purifícame con el hisopo y quedaré limpio;
lávame, y quedaré más blanco que la nieve.

Anúnciame el gozo y la alegría:
que se alegren los huesos quebrantados.
Aparta tu vista de mis pecados
y borra todas mis culpas.

Crea en mí, Dios mío, un corazón puro,
y renueva la firmeza de mi espíritu.
No me arrojes lejos de tu presencia
ni retires de mí tu santo espíritu.

Devuélveme la alegría de tu salvación,
que tu espíritu generoso me sostenga:
yo enseñaré tu camino a los impíos
y los pecadores volverán a ti.

¡Líbrame de la muerte, Dios, salvador mío,
y mi lengua anunciará tu justicia!
Abre mis labios, Señor,
y mi boca proclamará tu alabanza.

Los sacrificios no te satisfacen;
si ofrezco un holocausto, no lo aceptas:
mi sacrificio es un espíritu contrito,
tú no desprecias el corazón contrito y humillado.

Salmo 23 Dominus regit me

El Señor es mi pastor,
nada me puede faltar.

Él me hace descansar en verdes praderas,
me conduce a las aguas tranquilas
y repara mis fuerzas;
me guía por el recto sendero,
por amor de su Nombre.

Aunque cruce por oscuras quebradas,
no temeré ningún mal,
porque tú estás conmigo:
tu vara y tu bastón me infunden confianza.

Tú preparas ante mí una mesa,
frente a mis enemigos;
unges con óleo mi cabeza
y mi copa rebosa.

Tu bondad y tu gracia me acompañan
a lo largo de mi vida;
y habitaré en la Casa del Señor,
por muy largo tiempo.

16/10/17

la libertad, ¡qué responsabilidad!

PD4: ¡Ni Jesús pudo convencerles...! ¡Qué misterio, el de la libertad humana! Podemos decir “no” a Dios...! El mensaje evangélico no se impone por la fuerza, tan sólo se ofrece y yo puedo cerrarme a él; puedo aceptarlo o rechazarlo. El Señor respeta totalmente mi libertad. ¡Qué responsabilidad para mí!

11/10/17

completar el IKIGAI

PD2: En Japón le llaman IKIGAI. En la cultura Occidental cristiana, este IKIGAI se complementa con una visión sobrenatural del mundo: sabernos Hijos de Dios, ver su mano en todas las cosas, tenerlo presente en todos los momentos. Si supieras cuanto IKIGAI tiene tanta gente que conozco, sin necesidad de hacer yoga, sino dedicándole un rato cada día a las cosas de Dios, a ayudar a los otros…

Is this Japanese concept the secret to a long, happy, meaningful life?

What’s your reason for getting up in the morning? Just trying to answer such a big question might make you want to crawl back into bed. If it does, the Japanese concept of ikigai could help.
Originating from a country with one of the world's oldest populations, the idea is becoming popular outside of Japan as a way to live longer and better.
While there is no direct English translation, ikigai is thought to combine the Japanese words ikiru, meaning “to live”, and kai, meaning “the realization of what one hopes for”. Together these definitions create the concept of “a reason to live” or the idea of having a purpose in life.
Image: Toronto Star
Ikigai also has historic links: gai originates from the word kai, which means shell. These were considered very valuable during the Heian period (794 to 1185), according to Akihiro Hasegawa, a clinical psychologist and associate professor at Toyo Eiwa University, adding a sense of "value in living".
To find this reason or purpose, experts recommend starting with four questions:
What do you love?
What are you good at?
What does the world need from you?
What can you get paid for?
Finding the answers and a balance between these four areas could be a route to ikigai for Westerners looking for a quick interpretation of this philosophy. But in Japan, ikigai is a slower process and often has nothing to do with work or income.
In a 2010 survey of 2,000 Japanese men and women, just 31% of participants cited work as their ikigai.
Gordon Matthews, professor of anthropology at the Chinese University of Hong Kong and author of What Makes Life Worth Living?: How Japanese and Americans Make Sense of Their Worlds, told the Telegraph that how people understand ikigai can, in fact, often be mapped to two other Japanese ideas – ittaikan and jiko jitsugen. Itaikkan refers to “a sense of oneness with, or commitment to, a group or role”, while jiko jitsugen relates more to self-realization.
Matthews says that ikigai will likely lead to a better life “because you will have something to live for”, but warns against viewing ikigai as a lifestyle choice: “Ikigai is not something grand or extraordinary. It’s something pretty matter-of-fact.”
Okinawa, a remote island to the south west of Japan, has an unusually large population of centenarians and is often referred to in examinations of ikigai - though not by Gordon.
According to Dan Buettner, an expert on Blue Zones, the areas of the world where people live longest, the concept of ikigai pervades the life of these islanders. Combined with a particular diet and support network of friends or “moai”, ikigai is helping people live longer on Okinawa as it gives them purpose, he says, who provides a karate master, fisherman and great-great-great-grandmother, all of whom are more than 100 years old, as examples.
Just knowing what your ikigai is is not enough – all of these people put their purpose into action, Buettner explains in a BBC interview. Researchers stress that ikigai can change with age. For anyone whose work is their reason for living, this will come as a relief as they approach retirement and begin the search for a new ikigai.

10/10/17

el más amado de la historia

PD1: A los grandes personajes, al cabo del tiempo, se les admira, pero no se les ama. Hoy nadie ama a Cervantes o a Miguel Ángel. Sin embargo, Jesús es el más amado de la historia. Hombres y mujeres dan la vida por amor a Él. Unos de golpe en el martirio, y otros “gota a gota”, viviendo sólo para Él. Son miles y miles en el mundo entero.